Método Swiss
DolorClast }

¿Dolor muscular? ¿Tendinopatías? ¿Osteoartritis?
¡Se acabó el dolor!

  • RÁPIDO Y EFICAZ
  • CLÍNICAMENTE PROBADO
  • SIN MEDICACIÓN, NO INVASIVO

¿Qué es el Método Swiss DolorClast?

Todo el mundo tiene derecho a disfrutar de una terapia contra el dolor eficaz y clínicamente probada. Para cumplir con su misión, EMS ha desarrollado el Método Swiss DolorClast®, un enfoque exitoso basado en 3 pilares:

  • TECNOLOGÍA

Dispositivos innovadores y fiables

  • EDUCACIÓN

Formación de los profesionales e intercambio de conocimientos

  • PRUEBAS CLÍNICAS

Resultados clínicos positivos: seguros y efectivos

Estos 3 elementos son esenciales para el éxito de la terapia con ondas de choque.

Solo un profesional bien formado y equipado con un dispositivo clínicamente probado podrá curar a los pacientes.

¿Cómo funciona?

El Método Swiss DolorClast® utiliza ondas de presión acústica, denominadas ondas de choque, para tratar las patologías musculo esqueléticas y dermatológicas.
Ejerciendo una presión mecánica en los tejidos lesionados, las ondas de choque aportan:

  • un alivio del dolor inmediato
  • una reacción de curativa dl cuerpo

El Método Swiss DolorClast® es la terapia con ondas de choque mejor documentada. Una combinación de tecnologías únicas, de protocolos clínicamente probados y de formación garantizan una mejora significativa en determinadas indicaciones musculo esqueléticas y dermatológicas.

> Más información sobre las Ondas de Choque

 

 

Satisfacción del cliente en 5-10 minutos

Terapia contra el dolor
en 4 etapas }

1. PALPAR
Localizar la zona dolorosa mediante la palpación y la biorretroalimentación

2. MARCAR
Marcar la zona dolorosa.

3. APLICAR EL GEL
Aplicar el gel conductor para transmitir las ondas de choque a los tejidos.

4. APLICAR LAS ONDAS DE CHOQUE
Suministrar las ondas de choque radiales o focalizadas
en la zona dolorosa manteniendo el aplicador
firmemente apoyado contra la piel.

Experimente alivio en 3-5 sesiones

Pruebe el Método Swiss DolorClast } ¡Funciona!

  • 10 000 unidades en uso en todo el mundo
  • 2 millones de sesiones de tratamiento anuales
  • más de 500 000 pacientes satisfechos al año